GALERIA AZUR MADRID
a
< Antonio Navas

BIOGRAPHY

Antonio Navas Martín nace en 1991, en la isla de Las Palmas de Gran Canaria. Entre la montaña y el océano, transcurre su infancia hasta su traslado a la península, a la provincia de Valladolid, a finales de los 90. El entusiasmo por la pintura, la experiencia con los pigmentos o la cultura visual, se dispararon durante la adolescencia al sumergirse en el Graffiti, y también ocasionalmente en el Street Art. Posteriormente estudia en la escuela de Artes Plásticas y Diseño de Valladolid. Y en 2010, se matricula en la Universidad de Salamanca para graduarse en Bellas Artes.

CV

<p>TRAYECTORIA</p> <p>FORMACIÓN</p> <p>∖ Graduado en Bellas Artes ⟶ Universidad de Salamanca. 2014.</p> <p>∖ Miembro del grupo “Kaikoo”. 2015</p> <p>∖ Fundador del grupo “Espacio Cero”. 2015 – actualmente.</p> <p>∖ Bachiller de artes y oficios ⟶ Escuela de artes plásticas y diseño de Valladolid. 2009.</p> <p>EXPOSICIONES · EVENTOS</p> <p>2021</p> <p>∖ Fundación de su empresa Sublime Lab s.l ⟶ España</p> <p>∖ “art fair Lausanne” ⟶ Lausanne ,Suiza</p> <p>∖ Ganador del concurso mural “Medinarte” ⟶ Medina del campo</p> <p>2020</p> <p>∖ “Tell me” Exposición individual ⟶ spazio40 galleria, Roma.</p> <p>∖ “Tell me” Exposición colectiva ⟶ Galería Montsequi, Madrid.</p> <p>∖ “Tell me” Exposición individual ⟶ Sala Prado 19, Ateneo de Madrid.</p> <p>2019</p> <p>∖ “Art fair Sal“ ⟶ Las Palmas de Gran Canaria.</p> <p>∖ “Espacio Cero” ⟶ Colegio de arquitectos, Ciudad Real.</p> <p>∖ “Tell me” Exposición individual ⟶ Club 567, Madrid.</p> <p>∖ “Tell me” Exposición individual ⟶ Espacio Joven, Valladolid.</p> <p>∖ Gala benéfica en apoyo a Afanoc ⟶ Tarragona.</p> <p>∖ “All Art Fair” ⟶ Ourense.</p> <p>∖ “Art Fair” ⟶ Art Austria, Viena.</p> <p>∖ “The English Channel” ⟶ Herrick´s Gallery, Londres.</p> <p>PREMIOS</p> <p>2018</p> <p>∖ Artista seleccionado “Art creators Milano” ⟶ Milán. 2015</p> <p>∖ Ganador del premio “Cultivo” ⟶ Malasaña, Madrid.</p>

STATEMENT

Previo a iniciarme en el arte, fue en el Street Art donde descubrí el valor de la pintura como elemento expresivo y lo paradójico de ser autor anónimo. Valoré más el hecho de generar reacción, que el juicio del observador casual -y ajeno a la disciplina- en cuanto a su recurrente búsqueda de “belleza convencional” o la desaprobación de la acción.Partiendo de las primeras ideas preconcebidas en bocetos, anotaciones al margen y estudiadas directrices, el resultado de cada una de mis obras siempre está condicionado por variables que incluyo intencionadamente. Me refiero a la propia pintura y la geometría del soporte que de continúo altero a fin de conseguir nuevos resultados.Pero la flexibilidad en los resultados no concluye ahí. Es en pleno proceso que la mente despierta cuando, espontáneas, surgen las experiencias sensoriales o emocionales previas y en tanto que dure la elaboración. Estas impresiones requieren ardua vigilancia para no desvirtuar el propósito inicial, a la par que surge deseo de aferrarse a la nueva idea.Como si de un juego se tratara, surge un puzzle a resolver. Un paradójico consenso entre los hemisferios racional e intuitivo del cerebro, que sintetiza elementos visuales hasta alcanzar una idea consistente e innegable. Mi obra no culmina hasta que esta no contacta con el espectador, su percepción y posterior reacción. En otras palabras: busco que definan una obra propia y personal, basándose en mi acción.De hecho, uno de los rasgos que define a mis obras, es precisamente el brillo sugerente de frescura, como si aún no hubiera secado la pintura. Invita a acercarse, “permite” tocarla y exige involucrarse con idéntica libertad a la mía cuando la creo. Una vez que mi labor ha concluido y la autocrítica ya es irreversible, es el turno del observador para finalizar la obra.Desde el principio , toda mi obra está enfocada al diálogo interno entre los observadores, sus dudas y sus conclusiones, llegando a ser reveladoras en el devenir de mis siguientes creaciones, influyendo en mis futuras decisiones.Reaccioné así, de modelos que enfatizaban volumen pintando armazones de gruesa madera, a evocar profundidad basada en sutiles capas de pintura sobre bastidores de aluminio. De lo burdo a lo liviano, de lo táctil a lo conceptual, de la invitación a la súplica, de “Touch me” a “Tell me”.